Seguinos en redes

China

Éxodo industrial: el Partido Comunista desesperado porque miles de empresas japonesas y surcoreanas abandonan China

Documentos internos chinos obtenidos por The Epoch Times revelaron que el Partido Comunista Chino emitió una orden urgente para tratar de evitar que empresas japonesas y surcoreanas se vayan del país por el creciente descontento empresarial con el actual panorama mundial.

Publicado

en

Esta semana The Epoch Times, medio de comunicación nacido y prohibido en China por sus criticas al comunismo, con sede en Nueva York, reveló una serie de documentos internos chinos que muestran que las autoridades del régimen emitieron una orden extraoficial para evitar que empresas japonesas y surcoreanas se fueran del país.

Lo que se reveló es una carta interna de la Oficina de Comercio Municipal de Huizhou, ciudad de cinco millones de habitantes en la importantísima provincia de Guangdong, a la Oficina Nacional de Asuntos Exteriores, enviada con fecha del 10 de agosto de este año.

La carta, marcada como extremadamente urgente, dejó muy en claro la desesperación dentro del Partido Comunista Chino (PCCh) por la decisión de muchas multinacionales de irse del país luego de la catástrofe de la pandemia del coronavirus.
Recientemente Japón publicó un programa de subsidios para ayudar a todas las empresas a que se vayan de China y muevan sus fábricas de vuelta a Japón o a la India. Corea del Sur lanzó un programa parecido aunque menos ambicioso.
Bajo el título “Por Favor Solucionen la Situación Actual y Elaboren un Plan de Cooperación con Japón y Corea del Sur”, la oficina local le exigió al Gobierno nacional que solucione sus diferencias diplomáticas con estos dos países, para no perder más fábricas.
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, junto al dictador chino Xi Jinping. Fuente: Expansión.

Ad

En esta carta se indicaba que a lo largo de las últimas décadas se habían llegado a establecer un total de 280 empresas surcoreanas en la ciudad, con inversiones millonarias, pero que en tan solo en 2019 y 2020, “por motivos como la guerra comercial, la pandemia y la retirada de Samsung del país”, en la ciudad sólo quedan 96 empresas de las 280, tan solo un tercio.

El pasado 4 de agosto, Samsung anunció que tomaría los incentivos del Gobierno y abandonaría varias fábricas de computadoras radicadas en China para mudarse a Vietnam. Ya en 2019, en medio de la guerra comercial con Estados Unidos, la multinacional coreana había también mudado sus fábricas de celulares a Vietnam.

Según las últimas cifras, las importaciones de la ciudad y sus alrededores con Corea del Sur cayeron un -77,4% y las exportaciones un -89,5% en comparación con 2019, demostrando números realmente alarmantes para la industrialización de China.

Pero, ¿por qué estas empresas se están yendo de China? La respuesta no debería sorprender a nadie. Luego de 4 años de guerra comercial contra Estados Unidos, de la cual habían salido perdedores y tuvieron que claudicar firmando un Tratado de Libre Comercio que quedó suspendido por la pandemia, el PCCh se volvió mucho más agresivo contra la iniciativa privada de lo que había sido desde la década del ’70.
En los últimos años, bajo una nueva doctrina marxista basada en las ideas de Xi Jinping, quien quiere volver a adoptar varios aspectos de la economía de Mao Zedong antes de la industrialización y de las reformas pro-mercado de los 70s, se realizaron varios avances contra la propiedad privada.
Xi Jinping aumentó considerablemente los impuestos, emitió una nueva ordenanza para que todas las empresas privadas deban contratar un mínimo de empleados afiliados al PCCh, lanzó la multimillonaria iniciativa del Belt and Road que significó un enorme avance sobre las cuentas fiscales del país e inició una serie de expansiones territoriales que no le caen nada bien al sector privado, como por ejemplo la invasión de Hong Kong.

Estos esfuerzos desesperados del Partido Comunista Chino por mantener a las empresas de Japón y Corea bajo su brazo se contraponen al intento del Partido de exportar su hegemonía a los países vecinos sin tensar las relaciones bilaterales.


Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario. 

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

China

China: el eterno confinamiento estricto

Publicado

en

La dictadura del Partido Comunista Chino no ha cedido con el confinamiento y hace dormir a ciudadanos en las calles por perder los PCR y negarles el acceso a sus apartamentos en sus QR, tras más de 1.000 días desde el comienzo de la pandemia.

Tras 1.000 días de confinamiento, numerosos informes se han viralizado de ciudadanos que tienen que dormir en las calles de Shenzhen porque perdieron las pruebas de PCR y los códigos QR que se muestran en rojo les impidieron ingresar a su apartamento.

Según los videos que verifican la situación e informes difundidos el día 6 de septiembre, los ciudadanos de Shenzhen, China, se han visto obligados a dormir en la calle después de que sus códigos QR impidieran la entrada a sus apartamentos.

La situación es una clara muestra del caos que se vive en China, particularmente en las ciudades de mayor población como Shenzhen que cuenta que 12.6 millones de habitantes, debido a las extremas medidas de control sanitario impuestas por el régimen de Xi Jinping.

Muchos videos han aparecido en las redes sociales como WeChat (el “WhatsApp chino”) y Weibo (el “Twitter chino”), donde se pueden ver constantemente choques entre ciudadanos y las policías locales cuando intentan detenerlos o llevarlos a confinamiento si poseen síntomas de Covid.

China implementa hace meses la política de “Covid Cero”, que implica que la detección de un solo caso ya es suficiente para que el régimen declare el estado de emergencia y someta a una parte (o toda) la ciudad bajo la cuarentena más estricta, en una violación total a la libertad de las personas.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo

China

Brutal golpe al petrodólar: China dejará de usar dólares o euros para pagar por el gas y el petróleo ruso

Publicado

en

La empresa estatal rusa Gazprom anunció un acuerdo con empresas chinas para aplicar el pago del suministro de gas a través de yuanes o rublos, y dejando afuera al dólar y al euro. Rusia profundiza sus políticas para desacoplarse de Occidente.

Se produce un nuevo golpe para el dólar en las transacciones internacionales. La empresa energética Gazprom, cuyo accionista mayoritario es el Estado ruso, decidió firmar un acuerdo con Corporación Nacional de Petróleo de China para efectuar transacciones por el suministro de gas y petróleo en yuanes o en rublos, y de esta manera abandonando el uso del dólar o incluso el euro a estos fines.

A su vez, la provisión de gas ruso tendrá en consideración un precio preferencial y por debajo del que hasta ahora se percibía en algunos países occidentales, a fin de garantizar los incentivos para el respeto del acuerdo a través del tiempo.

China aumentará considerablemente su posición dentro de la cartera comercial de Rusia, un lugar que hasta ahora no tenía a causa de la participación de la Unión Europea y Estados Unidos dentro del comercio bilateral.

También se estudia la posibilidad de construir un nuevo gasoducto para suministrar una mayor cantidad de gas ruso a través de Mongolia. Se propone transportar hasta 50.000 millones de metros cúbicos de gas natural cada año.

“Estamos discutiendo la posible realización de un gran proyecto de infraestructura, es decir, el suministro de gas ruso a China a través de Mongolia” anunció el presidente Putin.

Las medidas cambiarias se producen tan solo días después de que Gazprom anunciara oficialmente la interrupción total del suministro de gas a Europa. El gasoducto Nord Stream quedó completamente inutilizado a estos propósitos, y el Gobierno de Vladimir Putin amenaza con detener también el suministro de petróleo.

La mayor cantidad de transacciones internacionales denominadas en rublos, así como la adopción de un tipo de cambio fijo y convertible con la onza de oro, estabilizaron la relación entre la oferta y la demanda de dinero en Rusia.

La paridad cambiaria del dólar en el mercado ruso registró una cotización récord de hasta 103 rublos por dólar en marzo de 2022, pero para junio el tipo de cambio se ubicó en los 57 rublos por dólar y es incluso inferior a lo que se registraba en febrero.

La inflación de Rusia, que alcanzó un pico máximo de 7,6% mensual en marzo, cayó al 1,6% en abril, 0,1% en mayo y a partir de junio comenzó a registrarse deflación de precios. La inflación interanual cayó del 17,8% en marzo al 15,1% en julio, y el relevamiento de expectativas inflacionarias disminuyó del 18% al 12% en el mismo período. 

Seguir Leyendo

China

Crisis en China: El Banco Central vuelve a bajar la tasa de interés en un intento desesperado por evitar la recesión

Publicado

en

El resultado decepcionante de los principales indicadores de corto plazo para el gigante asiático provocó una rápida reacción del Banco Popular de China, que produjo una rebaja en el tipo de interés de corto plazo por segunda vez en el año.

La economía de China muestra cada vez más signos de agotamiento. El índice de producción industrial, el principal motor del crecimiento del país, creció un 0,38% en el mes de julio y solamente un 2,7% en comparación al mismo mes del año pasado.

Antes de la pandemia mundial en 2020, China registraba tasas de crecimiento interanual superiores al 6%, aunque con una tendencia declinante año tras año desde 2008. Los resultados correspondientes a julio fueron inferiores a las perspectivas de los analistas de mercado.

Las ventas minoristas reales crecieron un 0,27% en julio según la serie desestacionalizada del indicador, y con esta marca no pudieron compensar las fuertes caídas producidas entre febrero y marzo. Solamente desde enero las ventas minoristas acumularon una caída del 2,3%, y la tendencia suavizada de crecimiento se paralizó.

Ante los devastadores resultados de julio y la inminente desaceleración, el Banco Popular de China decidió rebajar ligeramente la tasa de interés de corto plazo del 3,7% al 3,65%, en contramano de lo que ocurre en casi todas las economías del mundo.

Es la segunda vez en el año que la autoridad monetaria del régimen comunista decide flexibilizar su política monetaria. La primera rebaja se produjo en febrero, cuando el tipo de interés caía del 3,8% al 3,7% en medio de la política “covid cero” del dictador Xi Jinping. También se había permitido otra rebaja hacia el último mes del año 2021.

La autoridad monetaria flexibilizó, además, otras tasas de interés para préstamos a más largo plazo. Se anunció una rebaja de 15 puntos básicos para la tasa a 5 años, pasando del 4,45% al 4,3% nominal anual. Esta última tasa es especialmente relevante para el otorgamiento de hipotecas.

Pese a los esfuerzos del Partido Comunista Chino, todas las estimaciones concluyen que la meta de crecimiento para fin de año encontrará un rotundo fracaso. Goldman Sachs estima que la economía china solamente podrá crecer hasta un 2,8% anual en 2022, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estira la proyección hasta un 3,3%.

El régimen de Xi Jinping pretendía alcanzar un mínimo de al menos 5,5% para recuperar la tendencia de crecimiento que tenía antes de la pandemia, pero esta meta parece imposible de cumplir. 

Seguir Leyendo

Tendencias