Seguinos en redes

Italia

Meloni busca cancelar la trampa de la deuda del Partido Comunista Chino que firmó la izquierda italiana en 2019

Publicado

en

La nueva conducción de la derecha italiana apunta a poner fin a la influencia china en Europa y pretende no renovar el “acuerdo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta”, con el que el Partido Comunista intenta tomar control de otros países.

La primera ministra Giorgia Meloni anunció sus intenciones de sacar a Italia del “acuerdo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta”, un programa global de inversiones chinas que consisten en entregar préstamos baratos a distintos países para que construyan infraestructura relacionada al comercio como puertos, aeropuertos, ferrocarriles, etc.

La idea básica del proyecto es recrear un mecanismo inspirado en la famosa “ruta de la seda” que conectó el comercio entre Europa y Asia. En total, se destinó un paquete de hasta US$ 900.000 millones de dólares para el financiamiento de programas de infraestructura en todo el mundo. 

Sin embargo, el acuerdo, que fue lanzado en 2013 por Xi Jinping, no tiene un objetivo económico si no político, ya que estos préstamos tienen una clausula que indican que si los países receptores no logran devolver este dinero, toda su infraestructura construida bajo este programa quedará en manos de China.

Así, ya varios países en Asia y en África han caído en la «trampa de la deuda china» y han tenido que entregar infraestructura clave al Partido Comunista Chino y su red de empresas estatales.

Después de probar exitosamente la medida en países del Tercer Mundo, en 2019, China impulsó este acuerdo en Europa, y una de las primeras víctimas, en marzo de ese año, fue Italia. El entonces primer ministro izquierdista Giuseppe Conte firmó un memorando de entendimiento por un período de 5 años (que finaliza este año) para entrar en el programa, convirtiendo a Italia en el único país del G7 en suscribir a este acuerdo.

Si bien nadie pensaba que estos préstamos iban a ser incumplidos por Italia, con la Unión Europea detrás, la pandemia azotó al mundo tan solo un año después de su firma y puso al gobierno italiano al borde del incumplimiento de estas inversiones.

No hay voluntad política de mi parte para favorecer la expansión china en Italia o Europa”, ratificó Giorgia Meloni, quien pretende cancelar el acuerdo este año cuando cumple sus 5 años de gracia y no pedirá la prórroga.

El principal riesgo de mantener el acuerdo es la creciente influencia política de China en el país. El acuerdo facilita el libre comercio, las exportaciones y el crecimiento entre países, pero abre la puerta a que China pueda introducir una batería de sanciones comerciales a discreción (como lo hacen también otros países), y acorde a los dictámenes políticos regidos por la dictadura de Xi Jinping.

Esto no sería un problema si el acuerdo proviniera de cualquier economía desarrollada con buena reputación, pero es sabido que el régimen chino podría priorizar cuestiones de índole político para utilizar la dependencia comercial como una herramienta de condición diplomática en lugar de usarla para el desarrollo económico exclusivamente.

Por estas razones, la casi totalidad de los países del G7 optaron por no participar en el acuerdo, mientras que la actual conducción de Meloni busca que el memorando de entendimiento finalice con la negativa de Italia para suscribir el tratado, y simplemente se lo deje vencer como está previsto.

Por otra parte, los resultados de las primeras inversiones en infraestructura no fueron los previstos, debido a la articulación de una serie de medidas proteccionistas a nivel global después de la pandemia.

Las exportaciones italianas a China totalizaron US$ 18,1 mil millones de dólares en 2022 en comparación con los US$ 14,2 mil millones de 2019, mientras que las exportaciones chinas a Italia aumentaron a US$ 62,8 mil millones de dólares desde los US$ 34,6 mil millones en el mismo período.

El acuerdo exige el desarrollo de los puertos de Trieste y Génova, los dos puntos de infraestructura más activos de Italia y los más capaces para facilitar el comercio con Oriente. El ministro italiano de Empresa y Manufactura, Adolfo Urso, se mostró escéptico por el acuerdo ya que los puertos también tendrán un rol preponderante en la reactivación del comercio con Ucrania cuando finalice el conflicto bélico, algo que China podría vetar si éstos están siendo financiado por la iniciativa comunista.

Argentina

A pesar de no formar parte del grupo, Javier Milei asistirá al G7 por invitación personal de Giorgia Meloni

Publicado

en

La primera ministra de Italia extendió la invitación al Presidente de la República Argentina, Javier Milei, para participar en la próxima cumbre del Grupo de los Siete.

El Grupo de los Siete (G7) es el foro político y económico más poderoso del mundo, englobando a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. Este año, la cumbre está programada para celebrarse en junio en la región italiana de Apulia.

Si bien Argentina no es parte del grupo, este año los 7 líderes más importantes del mundo estarán acompañados por el presidente Javier Milei, gracias a una invitación personal que le extendió la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, encargada de organizar el evento en esta ocasión.

Este gesto, que ha sido recibido con interés y anticipación, refleja la creciente importancia de Milei en la arena política internacional y destaca la influencia que ha ganado como líder mundial. Y no solo Meloni quiere tenerlo presente en G7, ya que estas invitaciones suelen realizarse en consenso con los demás integrantes.

La invitación formal fue entregada a través de una nota diplomática, transmitida por el embajador italiano en Argentina, Fabrizio Lucentini, y recibida con gratitud por la cnciller Diana Mondino. La confirmación de la participación de Milei en la cumbre del G7 representa un reconocimiento significativo de su papel como figura destacada en la política global y subraya la creciente relevancia de Argentina en el escenario internacional.

Fue así la cuenta oficial de Cancillería la que emitió un comunicado anunciando la invitación de Meloni a Milei para participar en la cumbre más importante del año. El mensaje enfatizó la importancia de fortalecer los lazos bilaterales entre Argentina e Italia y destacó el papel crucial que desempeñará Milei en el diálogo sobre cuestiones de interés mutuo durante la reunión.


De esta manera, Milei le agregará un poco de liberalismo a una cumbre que prometía ser un epicentro de la izquierda mundial, ya que este año coinciden el presidente de EE.UU., Joe Biden; el líder socialista de Alemania, Olaf Scholz; el progresista premier canadiense, Justin Trudeau; el socialdemócrata presidente de Francia, Emmanuel Macron; y el centrista premier inglés, Rishi Sunak.

Por la derecha, solo iban a estar el premier de Japón, Fumio Kishida, y la propia Georgia Meloni. Ahora ambos discutirán con el resto de los integrantes con Milei dando respaldo y su singular visión del mundo.

La participación de Javier Milei en la cumbre del G7 brindará una oportunidad única para que Argentina exprese su visión y perspectivas sobre una serie de temas globales clave, incluyendo la economía mundial, la seguridad internacional y el cambio climático, todos puntos donde la visión del mandatario argentino difiere del establishment del Grupo.

Además, permitirá a Milei establecer contactos con líderes de otros países con quienes todavía no ha tenido la oportunidad de reunirse, y fortalecer los lazos diplomáticos de Argentina en el escenario internacional.

Es importante destacar que la invitación de Meloni a Milei no solo refleja la afinidad ideológica entre ambos líderes, sino también la creciente cooperación entre Italia y Argentina en una variedad de áreas, incluyendo el comercio, la seguridad y la política internacional. Esta colaboración estratégica entre dos naciones democráticas y comprometidas con los valores occidentales conservadores resulta fundamental en el escenario tanto latinoamericano como europeo.

Seguir Leyendo

Economía

Meloni busca privatizar el Servicio Postal y los ferrocarriles en Italia, después de décadas de estar en quiebra

Publicado

en

La venta de activos estatales facilitaría la cancelación de compromisos de deuda y el necesario equilibrio de las finanzas públicas. Las autoridades preparan un drástico ajuste fiscal para 2024.

La Primer Ministra Georgia Meloni anunció recientemente la vocación del Gobierno por la privatización de una gran cantidad de activos estatales. Estas maniobras permitirían dos objetivos principales: se podrían obtener acreencias importantes para cancelar compromisos de deuda a corto plazo, y también se facilitaría el equilibrio de las finanzas públicas.

El Gobierno anunció que buscará lanzar a la venta el 13% del paquete accionario de Correo Italiano. Actualmente el Estado italiano retiene el total del paquete accionario: en un 65% de forma directa, y en un 35% a través del banco de desarrollo Cassa Depositi e Prestiti (del cual el Estado es dueño en un 82%).

Por otra parte, el Gobierno también evalúa la privatización parcial de Ferrocarriles Estatales Italianos (FS), la empresa insignia que tomó especial protagonismo durante los años del fascismo. Se trata de una de las privatizaciones más complejas dentro del prontuario que anunció el oficialismo, por lo que el proceso podría demorar años en consumarse.

“Creo que existe la posibilidad de que particulares participen en acciones minoritarias en empresas que hoy están totalmente bajo control público, y este es el caso de los ferrocarriles”, expresó la Primer Ministra.

Meloni demostró su determinación a favor de las privatizaciones por primera vez en noviembre del año pasado, cuando se concretó la venta del 25% del paquete accionario del histórico Banco Monte dei Paschi di Siena, nada menos que la institución bancaria más antigua del mundo (fundada en el año 1472). Esto dejó una acreencia neta por 920 millones de euros.

El Estado asumió su control mayoritario durante la crisis financiera internacional de 2008, y el Gobierno de Meloni se comprometió a devolverlo a manos privadas. Tras esta primera maniobra, se propone continuar con la venta de acciones hasta desaparecer por completo la participación estatal en el banco.

Se estudiarán nuevos y sucesivos programas de privatización total o parcial de empresas públicas para alcanzar un objetivo de recaudación de al menos 20.000 millones de euros entre 2024 y 2026. Este programa ayudaría a mantener bajo control el crecimiento explosivo del endeudamiento.

El Estado italiano mantiene un stock de deuda pública superior al 143% del PBI, y un margen de deuda neta que representa por lo menos el 132% del producto respectivamente. La delicada situación financiera del sector público limita extremadamente su capacidad para recapitalizar las empresas bajo su control, por lo que la participación del sector privado resulta fundamental para evitar el deterioro general de los servicios prestados.

La apertura de las puertas hacia la privatización también contribuiría a mejorar notablemente el atractivo inversor por parte de capitales extranjeros, algo que fue especialmente relevante para países como Grecia en los últimos años.

Seguir Leyendo

Argentina

Milei brilló en la TV italiana y volvió a sus raíces mediáticas: «El comunismo es una enfermedad del alma»

Publicado

en

Tras las fuertes críticas que había hecho al Papa Francisco, admitió que debió «reconsiderar algunas posiciones», pero reafirmó su ideología «anarcocapitalista» y que su objetivo es quitar al Estado del medio de la vida de los argentinos.

El presidente Javier Milei, dio este sábado una entrevista exclusiva al programa Quarta Repubblica, del canal Rete 4, del conglomerado mediático Mediaset, fundado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi, y considerado uno de los canales mainstream más de derecha de Italia.

En un mano a mano con el periodista Nicola Porro, el mandatario argentino volvió a sus raíces mediáticas que lo llevaron a la fama en su país, y defendió el modelo libertario a capa y espada contra un entrevistador que, si bien coincide ideológicamente con Milei, se puso en modo «abogado del diablo» para indagarlo.

Milei aprovechó la oportunidad para retomar su fiel estilo de showman y explicar con simpleza conceptos más bien complejos. “Siento un profundo desprecio por el Estado, que creo que es la asociación criminal más grande del mundo”, afirmó sintetizando por qué se considera anarcocapitalista aún siendo presidente.

El jefe de Estado destacó que es el primer “liberal libertario en ser Presidente”, al tiempo que se definió como “anarcocapitalista”. Y reflexionó: “Todos los días comprás algo y el Estado te roba con los impuestos”, analizó.

Insistió, en tanto, con su idea de retirar al Estado de la administración de la economía de la Argentina. “La única función del Estado es la defensa, la seguridad y la justicia”, apuntó al respecto, y agregó que en su país «también se administra la salud y la educación, algo que se decidió hace mucho tiempo, pero nada más«.

En la entrevista, Milei le confió a Porro que «su estilo es hablarle a la gente diciendo la verdad». «Hay 5 millones de argentinos no tienen qué comer porque el Estado le roba al sector privado» y apuntó que “en ese marco decadente” encontró la posibilidad de “introducir las ideas libertarias”.

Por otra parte, también se refirió a su base de seguidores y militantes que en un principio se conformó en la juventud desencantada con la política. “Los jóvenes me quieren mucho porque tienen menos tiempo de lavado de cerebro«, indicó para explicar el fenómeno.

Milei le hizo un resumen a su interlocutor de lo que hizo desde que llegó a la Casa Rosada. «En lo que va de nuestra corta gestión echamos a 50 mil empleados públicos y hay más de 10 mil contratos que no han sido renovados«, explicó.

Además destacó el recorte de 200 mil planes sociales dados de baja por irregularidades, que redujo las transferencias «discrecionales» a las provincias en un 98% y que llevó la obra pública a cero.

En otro pasaje de la entrevista, el Presidente argentino enumeró medidas tomadas para ajustar el Estado. Porro, su entrevistador, le remarcó que esas políticas eran diametralmente distintas a las europeas.

«En Europa hacemos todo lo contrario, subimos los impuestos, creamos nuevas regulaciones, gastamos más, nos endeudamos más«, exclamó el italiano. En ese momento se dio una dinámica que los argentinos que siguen al Milei de la tele conocen muy bien, pero que es una novedad afuera: Milei se convirtió en el entrevistador, y «educó» al periodista.

«Le hago una pregunta: ¿cuál es la zona del mundo que crece menos?«, preguntó el Presidente inviertiendo los roles de la entrevista. «Europa«, replicó Porro, a lo que contestó efusivamente Milei: «Obviamente, porque tienen un montón de Estado y un montón de keynesianos«.

En otro pasaje de la entrevista, Milei sostuvo que «el Estado es el enemigo, una asociación criminal» y que el comunismo es «una enfermedad del alma», algo que según cuenta, descubrió más de grande.

«Al principio pensaba que el comunismo era un problema mental, porque el socialismo puro fue derrotado por la teoría económica y empíricamente no cierra por ningún lado. O sea, al principio pensé que era un problema de naturaleza mental», aseguró.

«Pero, luego, me di cuenta de que es algo mucho peor, es una enfermedad del alma. Cuando se aplicó bien el socialismo, se asesinaron a más de 6 millones de seres humanos«, remató. «Solo alguien podrido del alma puede apoyar algo así».

Porro, como abogado del diablo, le retrucó: «Pero Javier, los comunistas no existen más son una cosa del pasado», a lo que Milei le dijo que si quiere puede llamarlos socialistas. «Lo que hay son muchos socialistas que quieren lograr esto a largo plazo. Son comunistas cobardes«.

Qué dijo Javier Milei sobre su relación con el Papa Francisco

La entrevista fue grabada el domingo por la noche, luego de que Milei participara de la ceremonia de canonización de Mama Antula en el Vaticano pero antes del encuentro privado en el Palacio Apostólico. Sin embargo, las palabras del presidente fueron de tabula rasa.

Tras las duras críticas que había expresado contra el Sumo Pontífice durante la campaña electoral, Milei reconoció que tuvo que «reconsiderar algunas posiciones» porque ha «comprendido en estos últimos tiempos, entre otras cosas, que el Papa es el argentino más importante, es el líder de los católicos en el mundo».

«Por consiguiente, todo esto implica algo muy, muy importante: representa una institución muy importante sobre todo en un país como Argentina, que tiene tantas raíces católicas«, enfatizó.

Y agregó: «En consecuencia, tuve que reconsiderar algunas posturas y, a partir de ese momento, comenzamos a construir un vínculo positivo«.

El árbol genealógico de Milei

En otro tramo de la entrevita, el Presidente argentino contó algunos detalles de su relación personal con Italia, sus orígenes que lo vinculan con ese país y las pasiones que lo acercan a la cultura «tana».

El periodista, en un intento por romper el hielo, antes de ahondar en cuestiones políticas quiso saber si era cierto que Milei tenía una particular devoción por Italia: «Qué sientes por la italianidad?«, quiso saber POrra.

Ante eso el Jefe de Estado recordó y contó parte de su árbol genealógico que lo acercan al país de la pasta y la pizza. «En principio soy 75 por ciento italiano. Los padres de mi padre eran italianos, y de parte de mi mamá, mi abuela era italiana y su padre yugoslavo«, contó.

«Y parece que la sangre tira bastante«, agregó entre risas. Además, destacó su predilección por la música de origen italiano: «Tengo una pasión desbordante por la ópera, en especial por Rossini, Bellini Donizetti, Verdi y Puccini«, nombró.

Finalmente, Milei contó que cada vez que le tocó viajar a Europa por trabajo lo hizo por la aerolínea Air Italia: «Para poder hacer una escala en Roma«, explicó. «Me gusta demasiado«.

Seguir Leyendo

Tendencias